See other templates

 

La Gula

Otro aspecto importante. Jesús elimina la distinción entre alimentos puros y alimentos impuros, que era una distinción hecha por la ley judía.

 

En realidad -enseña Jesús- no es lo que entra en el hombre lo que lo contamina, sino lo que sale de su corazón.

Y diciendo así «purificaba todos los alimentos» (Mc  7,19).

Por eso el cristianismo no contempla alimentos impuros.

Pero la atención que debemos tener es la interior: por lo tanto, no en la comida en sí, sino en nuestra relación con ella.

Y Jesús sobre esto dice claramente que lo que hace la bondad o la maldad, digamos, de un alimento, no es el alimento en sí, sino la relación que tenemos con él.

Y nosotros lo vemos, cuando una persona tiene una relación desordenada con la comida, miramos cómo come, come con prisas, como con las ganas de saciarse y nunca se sacia, no tiene una buena relación con la comida, es esclavo de la comida.


 

(Audiencia general 10 enero de 2024) 

 

002161896

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver