See other templates

 

Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario

28 de enero de 2018

TEXTOS BIBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARÍSTICA

Dios promete un profeta a su pueblo, y este verdadero Profeta es Jesús que enseña con autoridad, y que se muestra vencedor de las fuerzas que atormentan al hombre. San Pablo nos indica que todo el que quiera dedicarse al Señor, para seguir las enseñanzas de su vida, debe dar su justo valor y puesto a los asuntos todos del mundo.

ORACION
Oh Dios, que nos llamas a la conversión. Tu Hijo rechazando el mal nos mostró la fuerza ilimitada de tu salvación. Derrama el aliento y fuerza de tu espíritu sobre quienes hoy nos juntamos para alabarte. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

PRIMERA LECTURA: Dt 18:15-20
Dios promete a Moisés que no dejará de enviar un profeta a su pueblo. Esta promesa se cumple en la persona de todos los profetas y todas las personas santas que Dios pone en el camino de nuestra vida para hacernos saber su voluntad.

SALMO RESPONSORIAL: Sal 95:1-2,5-6,7-8
R/ OJALA ESCUCHEIS HOY SU VOZ; NO ENDUREZCAIS VUETROS CORAZONES.

  1. Venid, aclamemos al Señor,
    Demos vítores a la Roca que nos salva;
    Entremos en su presencia dándole gracias,
    Vitoreándole al son de instrumentos. R/
     
  2. Entrad, postrémonos por tierra,
    Bendiciendo al Señor, creador nuestro.
    Porque él es nuestro Dios,
    Y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía.. R/
     
  3. Ojalá escuchéis hoy su voz:
    "No endurezcáis el corazón como en Meribá,
    Como el día de Masá en el desierto:
    Cuando vuestros padres me pusieron a prueba
    y me tentaron, aunque habían visto mis obras". R/

SEGUNDA LECTURA: 1 Co 7:32-35
San Pablo alaba la vida de los que se han consagrado totalmente a Dios y nos explica su sentido. Un cristiano consagrado vive despegado de todo cuanto le impide llegar al Sñor y entregarse a El en cuerpo y alma.

Aleluya Mc 4:16
Aleluya, aleluya.
El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitan en tierra y sombra de muerte, una luz les brilló. Aleluya

EVANGELIO SEGÚN MATEO Mc 1:21-28
San Marcos nos recuerda que Jesús es más poderoso que todos los males que nos aquejan. Leamos la palabra del Señor y dejemos que nos llene el corazón el mismo asombro que sentía la gente que presenciaba sus milagros.


28 de enero: Cuarto del Tiempo Ordinario
TEMA: JESÚS: EL PROFETA ANUNCIADO

Este domingo nos presenta en el Evangelio a Jesús como "el profeta anunciado por Moisés, tal como está escrito en el libro del Deuteronomio, de la primera lectura: "suscitaré un profeta de entre sus hermanos, como tú"...


Sí, Jesús es ese profeta especial que va a las sinagogas a enseñar, y se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad".


¿De dónde le viene a Jesús su autoridad?...De que no hay distancia o separación entre su decir y obrar, las dos cosas van unidas, son uno.


Y Jesús muestra las señales del profeta verdadero:

  • Tiene ojos abiertos para ver el bien y el mal...
  • Libertad y coraje para actuar...
  • Inteligencia para ver lo que hay que corregir, arreglar...ver la verdad...
  • Humildad y pasión, sin presunción pero abocado a ayudar, a arrojar el mal...por amor a todos los necesitados..


El primer milagro de Jesús en el evangelio de esta año B de la liturgia, nos presenta a Jesús arrojando a un demonio de un pobre hombre...
Y en el Evangelio de Juan, se nos presenta como primer milagro de Jesús el cambiar el agua en vino...
Diría que los dos milagros son como el hacer una fotografía: primero el "negativo" en blanco y negro: arrojar al demonio; y segundo, la foto positiva en colores: convertirse de agua insípida en vino generoso que alegra a todos...


San Buenaventura (1218-1274), en un sermón dijo:


"Tenéis un solo maestro, Cristo...Cristo es, en efecto, el reflejo de la gloria del padre e impronta de su ser, que sostiene todo por su palabra poderosa. Él es el origen de toda sabiduría. El Verbo de Dios en las alturas, es la fuente de la sabiduría. Cristo es el manantial de todo saber auténtico. Es, en efecto, el
camino, la verdad y la vida. En cuanto camino, Cristo es el maestro y principio del conocimiento según la fe. Por eso, Pedro enseña en su segunda
carta: Tenemos también la palabra de los profetas, que es firme, y hacéis bien en dejaros iluminar por ella, pues es como una lámpara que alumbra en la oscuridad. Cristo es el principio de toda revelación por su advenimiento en el espíritu, y la afirmación de toda autoridad por su advenimiento en la carne.


El poeta Alonso Martín Braones (1644-1695) en su poesía:

 

LOS DIVINOS MILAGROS

A la voz que estas obras esparcían,
y el poder del Señor manifestaban,
innumerables hombres acudían,
ejércitos de gentes se juntaban;
los que enfermos se hallaban pretendían
sanidad, y, dichosos, la lograban,
pues Jesús a su amor echando sellos
rogó con la salud a muchos de ellos...


¡Quién a hacer bien, Jesús, de ti aprendiera!
¿Quién tus heroicas obras imitara!
¡Quién a todos los pobres socorriera!
¡Quién la salud a enfermos dar pudiera!
¡Quién a todas las almas consolara!
Dame para hacer bien, Señor clemente,
de tu poder un rasgo solamente"...
 

j.v.c.

 

1307925

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver