See other templates

 

Primer Domingo De Cuaresma (A)

5 de marzo de 2017

TEXTOS BÍBLICOS PARA LA LITURGIA EUCARISTICA

Nuestra consistencia es el barro (1ª. Lect.) y el caminar con esa debilidad es nuestra misión. Pero esa debilidad que nos acompaña es, al mismo tiempo, nuestra fuerza (2ª. Lect) si nos dejamos guiar por Cristo y sabemos imitarle en el modo de enfrentarnos a las tentaciones que la vida nos propone (Ev).

 

PRIMERA LECTURA: Gén 2:7-9; 3:1-7

Al hombre modelado de arcilla Dios le concede el aliento divino para que viva. Según el Génesis el hombre o es as que tierra, pero tierra amada por Dios. Al desobedecer el mandato divino se aleja de la fuente de su vida y de su dignidad.

 

SALMO RESPONSORIAL: Rom5: 12-19

R/ MISERICORDIA, SEÑOR, HEMOS PECADO

  1. 1.Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad,
    Por tu gran corazón, borra mi falta.
    Que mi alma quede limpia de malicia,
    Purifícame de mi pecado. R/
     
  2. Pues mi falta yo bien la conozco
    Y mi pecado está siempre ante mí.
    Por eso en tu sentencia tú eres justo,
    No hay reproche en el juicio de tus labios. R/
     
  3. Crea en mí, oh Dios, un corazón puro,
    Renueva en mi interior un firme espíritu.
    No me rechaces lejos de tu rostro
    Ni me retires tu espíritu santo. R/

 

SEGUNDA LECTURA: Rom 5: 12-19

Por ser descendientes de Adán nos sentimos inclinados hacia el pecado y la muerte. Por ser discípulos de Jesús estamos llamados a la vida auténtica. El cristianismo, sin negar nuestro pecado y nuestra inclinación al mal, mantiene siempre viva la esperanza de salvación.

 

Versículo: Mt 4:4 No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO: Mt 4: 1-11

Las tres tentaciones en el desierto, aunque se formulen de modo diferente, tienen una misma finalidad: hacer que Jesús deje de confiar en Dios Padre. Los cristianos de todos los tiempos podemos ver reflejada nuestra propia experiencia de tentación en este relato evangélico.

 

 

LAS TENTACIONES DE JESÚS Y LAS NUESTRAS

 

Hemos entrado ya en la Cuaresma, tiempo de gracia, de purificación, de crecer interiormente en más transparencia y así preparar la Pascua.

¿De qué debemos hacer “ceniza”? De lo que más nos estorba y desagrada a Dios, para ser “arcilla maleable”: ponerse en manos del Señor para que nos moldee de nuevo, nos dé la forma que él quiere.

Nos estorban las “tentaciones”; a las que llamamos también “pruebas” o “exámenes”...Pasamos por exámenes en los colegios y en el trabajo. Llamamos “pruebas” a los acontecimientos inesperados: una caída con rompimiento de un hueso, un apagón de luz...

En la historia de la Salvación, decimos que Dios probó la fe de Abraham cuando le pidió el sacrificio de su hijo Isaac; que probó al pueblo elegido a la salida de Egipto caminando por el desierto; que probó la fidelidad de Job...

Pero al hablar de las tentaciones, las atribuimos al demonio.

Vemos en el evangelio de hoy, cómo el diablo tentó a Jesús y la triple victoria del Señor: contra las tentaciones de la riqueza, de la fama y del poder. Jesús vence apoyándose en la Palabra de Dios Padre. Con ello nos fortalece y anima con su gracia a luchar y vencer nuestras tentaciones... “No buscar el ser servidos sino el servir”, “no el recibir sino el dar”, “no buscar el tener sino el ser”, “no el gozar sino el hacer gozar”, “no tratar de palpar y ver sino el creer”...

Adán y Eva fueron vencidos en las tentaciones del diablo cayendo en el pecado original. Querían ser como dioses y acabaron desnudos viendo el gran agujero que quedó en sus corazones, y expulsados de la armonía original del Paraíso...Por ellos entró la muerte en el mundo. Pero por medio del segundo Adán, Jesucristo, entró la redención y vida en gracia de nuevo. Así nos lo dice S. Pablo en la segunda lectura de hoy.

En japonés, la tentación se dice: “yuuwaku”, y se representa con dos kanjis o caracteres chinos, que significan una “melodía musical” que quiere entrar por la puerta de nuestro corazón. Parece muy bonito, pero es el modo cómo actúa nuestro enemigo del mundo secular de la carne y del diablo.

San Ignacio de Loyola, en su libro de los “Ejercicios Espirituales”, dice que el diablo es como un capitán de un ejército enemigo que mira por qué parte más débil y floja va a asaltar nuestro castillo interior del corazón. Es por eso que debemos estar alertas para no caer en el fracaso, sino resistir el asedio.

San Juan Pablo II nos dice:

Este privilegiado tiempo de Cuaresma está caracterizado en resumen por una palabra: !Convertíos!...La conversión no es otra cosa más que un retorno a Dios, valorando las realidades terrenas a la luz indefinible de la verdad divina. Es una apreciación que nos empuja a ver cada vez con más claridad de conciencia qu estamos aquí de paso, en medio de las vicisitudes penosas de esta tierra, y nos anima a esforzarnos para instaurar el reino de Dios dentro de nosotros mismos y para que la justicia se establezca en el mundo.

Termino con el soneto de José Manuel Lapuerta, sacerdote, que allá por los años 1950 lo escribió con el título de:

 

ARREPENTIMIENTO

Sonido ronco de guitarra rota
me tañe la conciencia en mi memoria;
canjilones roñosos de una noria,
de un agua sucia que en mi pecho brota.

Cómo bulle en mi alma y se alborota
con toda la negrura de mi historia:
tantas veces soñando una victoria
para acabar mordiendo una derrota.
No puedo consentir que la conciencia
siga en mi alma su canto de tortura
llevándola al compás de una demencia.

Porque para curar estar locura
hay un himno de alegre penitencia
que cambia en esperanza la amargura.

j.v.c.

 

NB Canjilón: Natural de Canjáyar. Perteneciente o relativo a esta Villa de la provincia de Almería en España.

 

1307944

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver