See other templates

 

El Santísimo Cuerpo Y Sangre De Cristo

 

19 De Junio De 2022

 

Melquisedec ofrece su sacrificio de pan y vino para agradecer a Dios el don de la paz. La multiplicación de los panes que acompaña el anuncio del Reino nos muestra el deseo de Jesús de que el hombre viva feliz. Y tanto el sacrificio de Melquisedec como la multiplicación de los panes son signos de la Eucaristía instituida por Cristo y que nos da fuerza para hacer realidad la paz y la felicidad.

 

ORACIÓN COLECTA


 Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión, concédenos venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sintamos constantemente el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

 

PRIMERA LECTURA: Gen 14:18-20


El sacerdote Melquisedec, alaba a Dios por las gracias que ha concedido a Abram. Del mismo modo nosotros debemos dar testimonio frente a nuestros hermanos de la alegría y de la gracia de ser amados por Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL

R/ TÚ ERES PARA SIEMPRE SACERDOTE A LA MANERA DE MELQUISEDEC

 

  1. Palabra del Señor a mi señor,
    Siéntate a mi derecha
    Y ve cómo hago de tus enemigos
    La tarima de tus pies.
     
  2. Desde Sión extenderá el Señor
    El cetro de tu mano;
    Domina en medio de tus enemigos.
     
  3. “Tuyo es el principado
    Desde el día de tu nacimiento;
    De mí en el monte sagrado tú has nacido,
    Cómo nace el rocío de la aurora “.

 

 

SEGUNDA LECTURA: 1 Cor 11:23-26


Pablo nos habla del sentido de la Eucaristía. La Eucaristía, nos dice, es recuerdo del amor que Dios nos manifestó en Jesús y que no ha de cambiar ni pasar jamás.

 

 

Aleluya


Yo soy el pan vivo bajado del cielo quien coma de este pan vivirá para siempre. Aleluya

 

 

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS: Lc 9:11-17


Hoy, como ayer, Jesús alimenta a todo el que lo sigue con la Palabra que sale de su boca y con el pan de su compasión.

 

 

Reflexión

 

Jesús repite este gesto, el sacramento del compartir, en Betsaida, fuera de su territorio. Su misión es universal, el mundo entero es su pueblo.

 


Los versículos anterioes a los que se leen en la fiesta del Corpus dicen los discípulos han compartido la mision de Jesús: han llevado el pan de la Palabra por las aldeas. Ahora el Maestro les dice: “Dadles de comer”.


Jesús en la multlipicacion de los panes, cuenta con nuestros recursos. Pide que los pongamos a disposicion de los que los necesiten. Él hará el resto. Y con gesto Eucarístico, como en la Última Cena, tomó los cinco panes…levantó los ojos al cielo…pronunció la bendición…los partió y se los dio para que los distribuyeran. Y a pesar de parecer tan poco pan y tanta gente, aún sobraron doce canastos.


Y la Eucaristía, el sacramento del compartir, se repite todos los días. Todos los días hay hermanos que ofrecen lo que tienen, aunque sea poco,. Lo ponen a los pies del Señor y Él lo acepta. Y lo distribuye por todo el mundo.


No querrías ser tú uno de esos que ofrece lo que tiene?


 

(Tomado de la hoja dominical)

 

 

 
 
1509049

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver