See other templates

 

¿Qué Vamos A Almacenar?

Este domingo se centra en el “almacenar” para ir al Cielo, porque
aunque nos muramos no se haya almacenado nada ante Dios.
En la primera lectura del “Eclesiastés se nos dice que todo en esta tierra es
“vaciedad”. Dice el sabio: “¿Qué saca el hombre de todo su trabajo y de los
afanes con que trabaja bajo el sol? De día sus dolores, penas y fatigas; de
noche no descansa el corazón, También todo esto es vaciedad”.
Y en el Evangelio, Jesús presenta esa parábola del hombre rico que por
haber tenido una gran cosecha en sus campos, piensa en construir otros
graneros más grandes para acumular tantos bienes. Esa misma noche el
hombre rico se murió. Todo lo que había almacenado fué pura “vaciedad”. Y
Jesús termina diciendo que lo importante es “almacenar cosechas y ser rico
ante Dios.

 

San Pablo, en la segunda lectura de este día, nos dice que
desgraciadamente muchos hombres almacenan “todo lo terreno que hay en
vosotros: la fornicación, la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es
una idolatría. No sigáis engañándoos unos a otros.” (Colosenses 1-3).
Entonces, ¿qué debemos almacenar mientras vivamos ahora?
San Ignacio de Loyola, cuando estudiaba en París junto con el que se
convirtió luego en San Francisco Javier, le repetía con frecuencia: “?De qué te
sirve ahora presumiendo de que eres el mejor deportista saltando mejor que
los otros, y después de conseguir tu título de doctor en Letras si luego al
volver a tu castillo, construir una casa y almacenas allí toda tu ciencia y los
dones que has recibido, si luego te vas a morir y todo quedará allí, si tú no
has almacenado nada ante Dios?”

Javier comprendió que todo aquí se acaba y no nos llevamos a la otra vida
nada terreno. ¿Qué hacer para cosechar para la vida eterna?”
Ignacio le contestó con su lema: “Vivió para alabar, reverencia y servir a
Dios en esta tierra, para ayudar a la salvación de otras almas y todo a mayor
gloria de Dios”. Es el “Principio y Fundamento” de sus “Ejercicios
Espirituales”. Hoy día también nosotros los Jesuitas celebramos el fin del
“Año Ignaciano”, aniversario de la muerte de San Ignacio de Loyola.
Pablo nos dirá en otra ocasión que ese almacén de nuestro corazón tiene
que estar lleno con los dones que otorga el Espíritu Santo, es decir ese
“granero” del corazón lleno de fe, esperanza, caridad, ternura, generosidad y
servicio de amor hacia Dios y los hombres”.

También por eso, ya antes de Ignacio y Javier, San Francisco de Asís decía
que él quería almacenar aquí en la tierra. “un corazón puro y tranquilo
consigo mismo y con todas las criaturas de la Naturaleza: sean montañas y
bosques, flores y lirios en los campos y cantos de los pajaritos en el cielo; todo
eso ante Dios, Y aquí en la tierra un corazón repleto de amor y servicio sobre
todos ante los más pobres y desgraciados que nos rodean en este mundo
actual de guerras, odios y muerte. Ese trabajo era su “cosecha” a lo largo de
su vida, tal como nos lo presenta ese librito tan hermoso de las “florecillas”
sobre la vida de San Francisco y en sus Cantos sobre “el hermano sol, el fuego
y el viento; las hermanas agua pura, la tierra, las flores de tanto candor, las
estrellas en el cielo, y hasta la “hermana muerte” que le abra la puerta al
cielo; por eso Francisco canta su oración “pidiendo la paz, el poner alegría
donde haya tristeza, poner paz y justicia, en una palabra el “servicio de la
caridad, del amor que no es ni “eros (amor sensual), ni filia (amor de amistad) sino ágape o amor oblativo”.

San Basilio Magno en sus homilías sobre la frase de Lucas: “Destruiré mis
graneros” dijo: SER RICO ANTE DIOS
“Ser rico ante Dios”. ¿Qué haré? ¿De qué me alimentaré? ¿Con qué me
vestiré?”: También esto expresa el rico. Su corazón se aflige devorado por la
zozobra. Lo que hace feliz a otros, al avaro lo consume, pues no disfruta con
tener todo eso en su casa, sino que la riqueza que se derrama y desborda sus
graneros le acucia el alma, no sea que algo asome afuera y dé ocasión de
solaz a los indigentes. Reconoce, hombre, al Donador, Acuérdate de ti
mismo; quién eres, qué bienes administras, de quién los has recibido, por
qué has sido preferido a muchos otros. Has nacido servidor de un Dios
bondadoso, administrador de tus conservas. No pienses que todo está
destinado a tu vientre, considera lo que tienes en tus manos como ajeno. Te
hará feliz poco tiempo, y después se escurrirá despareciendo, y tendrás que
rendir cuenta de ello con exactitud. ¿Qué haré? Sería el momento de decir:
¿Colmaré el alma de los que tiene hambre, abriré mis graneros y llamaré a
todos los indigentes. Gritaré con voz magnánima: ¿Cuantos necesitéis pan
Venid a mí; cada cual tome lo que necesite como un de un manantial común,
del que Dios nos otorga”.

Termino con el Soneto de Concepción Palacín:

Dichoso el que carezca de las cosas
que Cristo en la montaña enumera.
Quien en riquezas y poder fallar
viviría en la paz las horas gozosas.
La bienaventuranza es agua clara
que discurriendo en senda pedregosa,
llega para calmar la sed penosa
de aquel que la promesa confiara.
Más hay un carecer no compensando
cual la escasez de amor, fe y esperanza.
Hermana del vacío siempre odiado,
es para el hombre malaventuranza
y su escuela un alma en tal estado
que, debiendo volar, vuelo no alcanza.

 

j.v.c

 

1560185

Te esperamos en el Centro Loyola

Actividades del Centro Loyola

Volver